Consejos de ahorro energético en casa

/Consejos de ahorro energético en casa
Consejos de ahorro energético en casa2018-09-17T14:30:45+00:00

  • No abriendo las ventanas con la calefacción encendida.
  • Bastan 10 minutos para ventilar una habitación.
  • No dejando radiadores encendidos en habitaciones poco frecuentadas.
  • Cerrando la habitación que estés calentado. Es más eficaz calentar una habitación pequeña, que un espacio grande y abierto.
  • No tapando las fuentes de calor con cortinas, muebles o elementos que impidan emitir el calor.
  • Utilizando por las noches persianas y cortinas.
  • Aislando bien la vivienda, reparando y sellando huecos y grietas en los cajetines de persianas, juntas de ventanas… para impedir la formación de corrientes.
  • Poniendo ventanas cristales dobles.
  • Una temperatura de 21 ºC es suficiente para mantener un ambiente confortable.
  • (Cada grado adicional incrementa un 7% el consumo) Utilizando ropa de abrigo; se evita subirla temperatura de la calefacción.
  • Seleccionando el sistema de calefacción más adecuado para el tamaño de la habitación y la actividad que realizas en ella.

  • Supone el 20% del consumo de energía en el hogar.
  • El consumo de agua, aunque no sea agua caliente, conlleva un gasto energético: La depuración o tratamiento del agua para potabilizarla gasta energía, su bombeo y transporte consume energía, y posteriormente para tratarla en la depuradora antes de ser vertida al río también necesita energía.
  • Utilizando grifos mono mando o reguladores de temperatura.
  • Déjalos siempre en posición de agua fría cuando no los utilices, evitarás de este modo abrirlo con agua caliente la próxima vez.
  • Empleando aireadores o cabezales de bajo consumo en los grifos y duchas.
  • Usando agua caliente sólo cuando sea necesario y no despilfarrándola: no dejes el grifo abierto al afeitarte, lavarte los dientes o asearte. En un minuto con un solo grifo abierto, se pueden ir por el desagüe más de 15 L.
  • Reparando fugas y goteos, ya que pueden gastar hasta 30 L. al día.
  • Duchándote en lugar de bañarte; consumirás la tercera parte de agua y energía.
  • Una temperatura de 35ºC en el agua es suficiente para que a la hora de asearse se esté cómodo.
  • El sistema menos eficiente energéticamente para calentar el agua es el eléctrico, y los sistemas individuales

  • Descongelando los alimentos en la parte de refrigeración, teniendo de este modo un aporte gratis de frío, con lo que el frigorífico consumirá menos energía.
  • No metiendo nada caliente en el frigorífico.
  • Utilizando el  tamaño que realmente necesitas.
  • Situando el frigorífico en lugares frescos y bien ventilados, no colocándolo cerca de la luz solar, radiadores u otras fuentes de calor.
  • Manteniendo la rejilla trasera ventilada y limpia.
  • Abriendo las puertas sólo el tiempo necesario, y asegurándote que quedan bien cerradas y selladas, evitando así un gasto inútil de energía.
  • Asegurándote que las juntas de la puerta o tapa ajusten bien con el marco. Para comprobarlo, pon un trozo de papel en el cierre, si se sujeta firmemente, el cierre es bueno.
  • Descongelando el congelador antes de que el espesor del hielo alcance los 5 maya que el aparato consume más.

  • Leyendo el manual del fabricante para conocer los controles y mantenimiento de tú aparato Empleando recipientes con un fondo mayor que la zona caliente, aprovechando así al máximo el calor de la cocina.
  • Cubriendo las ollas durante la cocción, bajando el fuego cuando rompe a hervir, o apagándolo unos minutos antes de finalizar el cocinado para aprovechar el calor residual.
  • Utilizando siempre que puedas ollas a presión, y súper rápidas; no solo cocinan en menos tiempo, sino que consumen mucha menos energía.
  • No precalentando el horno en cocciones de más de una hora, y no abriendo la puerta del mismo innecesariamente.

 

Otros electrodomésticos

  • Poniendo la lavadora con carga completa, a no ser que tenga el programa de media carga incorporado.
  • Lavando a baja temperatura o en frío, ya que calentarle agua supone el 85% del consumo de la energía.
  • Manteniendo limpios los filtros garantizamos un rendimiento adecuado y un menor consumo.
  • No abusando del centrifugado o de la secadora, aprovechando el calor delos o del ambiente No poniendo estos equipos en funcionamiento cuando no se les preste atención.
  • Apagando completamente todos estos aparatos, especialmente aquellos que tienen indicadores luminosos o digitales.
  • No conectando los accesorios del ordenador que no se utilicen, y apagando el mismos no lo vamos a usaren una hora.
  • El modo de espera (sin imagen o sonido pero con el piloto encendido) consume hasta un15% del consumo en funcionamiento.

  • Aprovechando la luz del sol: es natural, no contaminante y gratuita.
  • Apagando las luces al abandonar las habitaciones.
  • Manteniendo limpiarlas lámparas y pantallas.
  • Regulando la iluminación según el uso. Utilizando iluminación de trabajo, como la de sobremesa, en lugar de iluminar toda la habitación.
  • Instalando interruptores adicionales, de manera que haya un interruptor por cada punto de luz.
  • Colocando reguladores de intensidad luminosa de tipo electrónico.
  • Empleando fluorescentes en los lugares donde se necesite mucha luz durante varias horas, como la cocina. Estas lámparas consumen 5veces menos y duran 8veces más que las bombillas ordinarias.
  • Sustituyendo las bombillas convencionales por otras de bajo consumo se consiguen los mismos niveles de luz con menor consumo y más duración.
  • Evitando el uso de lámparas de muchas bombillas.

 

  • Empleando alternativas de desplazamiento en la ciudad: ir andando, en bicicleta, en transporte público…
  • Eligiendo un coche con la potencia ajustada a las necesidades: una mayor potencia implica un mayor consumo.
  • Siguiendo pautas de conducción eficiente, como: Arrancar sin pisarle acelerador.
  • Usar la 1ª marcha solo para arrancar, y pasar en 2 segundos la segunda.
  • Cambiar de marcha las 2.000 revoluciones en gasolina y a1.500 en diésel.
  • Circular lo más posible en las marchas largas y a bajas revoluciones.
  • Mantener la velocidad de circulación lomas uniforme posible, evitando frenazos acelerones.
  • Decelerar levantando el pie del acelerador y dejando rodar el vehículo con la marcha engranada, y reduciéndola lo más tarde posible.
  • En paradas de más de 1 minuto apagar el motor.
  • Conducir con anticipación y previsión, permitiendo así actuar con suavidad.
  • Estas pautas suelen contribuir a un aumento en la seguridad vial, pero en situaciones específicas debe primar la seguridad a la eficiencia